top of page

UNA PANDEMIA INVISIBLE

Actualizado: 27 ene


A día de hoy todos y todas estamos más que familiarizados con el término pandemia, y le hemos atribuido este calificativo a la expansión en 2020 del Covid-19.Pero, aunque esta sea la más actual ahora, hemos pasado, a lo largo de la historia, por muchas otras, como son la peste negra, la gripe española o la asiática o incluso el VIH. Pero existe una pandemia que lleva muchos años habitando entre nosotros silenciosamente, sin que nos demos cuenta. La pandemia de un material que se inventó en 1862 por la mano de John W. Hyatt, quien inofensivamente inventó un material que años después acabaría con la vida de miles de seres vivos e incluso que amenazaría fieramente a nuestro planeta. A esta pandemia se la conocería como la “pandemia del plástico”



Aunque en el presente estamos algo más familiarizados con la importancia de disminuir la cantidad de plástico en el mundo, no creo que la mayoría nos demos cuenta de la verdad que se encuentra tras ella. Y, desde mi propia experiencia, creo que solo lo sabremos de verdad una vez veamos este problema con nuestros propios ojos.

Hace unas semanas viajé a Rumania y allí visité una central que se dedica al reciclaje de plásticos, y durante una visita guiada vi algo que me sorprendió más de lo que nunca imaginé. Al principio de la visita nos explicaron que la empresa tenía la idea de adquirir los plásticos que generase su propio país para realizar sus actividades de reciclaje, pero se encontraron con una gran dificultad, Rumania solo recicla el 5% del plástico que consume. Esto fue un gran obstáculo para ellos, pero decidieron que, para seguir adelante con sus objetivos, comprarían plástico para reciclar a otros países. Tras esto nos enseñaron el interior de la fábrica, en la que los empleados estaban realizando diferentes actividades que desembocarían en diferentes materiales nuevos derivados de este componente. Pero no fue nada de esto lo que de verdad me sorprendió, sino salir al exterior de la fábrica. Allí se encontraban montañas y montañas compuestas de cientos y miles de enormes cubos creados a base de cientos de botellas y envases de plástico prensados para disminuir su tamaño.

Cabe resaltar que esa fábrica no es la única que le empresa tiene en propiedad, y si en cada una de ellas tienen al menos la mitad de estos cubos de plástico, la cantidad de plástico que en ellas se encuentra es una cantidad descomunal, además de nombrar que esta no es, ni mucho menos, la única que se dedica a este tipo de actividades. Y debemos de tener en cuenta también que en el mundo no destinamos a reciclar ni la mitad del plástico que consumimos.
Por todo esto debemos de empezar a tener de verdad en cuenta la importancia de luchar contra esta pandemia en vez de dejarla en segundo plano como hemos hecho hasta ahora.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page